La puesta en marcha de la telefonía móvil de quinta generación avanza a pasos agigantados alrededor del mundo y las expectativas en torno a su potencial técnico ya comienzan a ser una realidad. Sin embargo, se deben esperar aún varios años para que esta tecnología sea implementada de manera global.

Transferir datos a una mayor velocidad, conectar varios dispositivos de manera simultánea y jugar con una latencia menor a los 5 milisegundos son algunas de las principales ventajas que millones de usuarios podrán disfrutar con esta potente red. Según datos de Statista, se espera que para el 2025, cerca del 14% de los accesos a redes móviles mundiales sean por medio de 5G. Así mismo, perfila a Europa con un mayor desarrollo en nuevas tecnologías, calculando un 34% al mismo rango de tiempo. En contraste, América Latina proyecta apenas el 7% de penetración, lo que implica múltiples desafíos para la región en materia de infraestructura y conectividad.

Cabe destacar que la red 5G prefiere el espectro en bandas bajas (Menores a 1 GHz) y bandas altas (26, 28 y 40 GHz), pero las frecuencias de rango medio ofrecen una buena combinación y cobertura. En tanto, frecuencias de 3,3 -3,8 GHz ya se encuentran disponibles en redes comerciales y cuentan con una mayor cantidad de equipos compatibles. Por ello, se espera que este último rango sea el más común a nivel global.

 

¿Cómo va la implementación de 5G en Latinoamérica?

 

Si centramos la mirada en la región, veremos que son varios los países que ya se encuentran realizando pilotos y afinando sus infraestructuras para desplegar y poner en marcha la conectividad 5G, aunque las realidades son muy distintas, el camino comienza a labrarse;

México

Desde el 2017 viene implementando su red 5G por medio de pruebas técnicas con Telcel, una de las operadoras móviles más importantes del país. Lo propio se encuentra desarrollando AT&T, otra empresa de telefonía móvil que desde 2019 comenzó sus operaciones en CDMX.

Un punto muy relevante en el desarrollo de la red 5G en México, es que es el único país que en la actualidad tiene disponible el espectro de banda baja de 600 MHz, lo que según el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) facilitaría la cobertura de más territorios con menos radio bases.

Además, el mismo IFT se encuentra en una carrera este 2022 para liberar el concurso de espectro en los 600 MHz y 1.5 GHz con operadoras móviles que estén dispuestas a invertir, pese a los elevados costos. El valor de esta licitación, la cual será por un período de dos años, tendrá un costo de US$326 millones.

Brasil

Culminó el 2021 justamente activando las primeras redes comerciales con 5G por medio de la operadora Claro en las localidades de Brasilia y San Pablo, en ambos casos, con banda de 2.3 GHz, dado que la de 3.5 GHz está prevista ser lanzada entre junio y agosto de este año. La recaudación que logró el gobierno brasileño por esta licitación se elevó hasta los US$8.400 millones.

Desde Claro Brasil, definieron a su banda de 2.3 GHz como un “espectro comodín”, tras comprobar que sus potentes facultades técnicas, como alta capacidad de transmisión y adaptabilidad, pueden ser utilizadas para 5G y para 4,5G. Tras pruebas en teléfonos inteligentes compatibles con conexión de 5ta generación, registraron velocidades de 700 Mbps en la red, sin considerar la agregación que supondrá el espectro de 3.5 GHz.

Argentina

El panorama para este país ha sido variado, ya que una estimación inicial calculaban que en esta región el 5G estaría disponible a partir del 2020, lo que rápidamente se trasladó para este año e incluso para 2023, debido a pocos acuerdos alcanzados en la etapa de licitación entre el gobierno y entidades privadas.

El organismo a cargo de este proceso, el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), tiene por misión disponer de 5G al menos el 20% del espectro de banda media, lo que representa un desafío no menor, ya que en materia de infraestructura, esto se traduce en unas 40.000 nuevas antenas para llevar a cabo este proyecto.

Otro desafío, es consolidar su cobertura 4G, ya que a la fecha, hay un 70% de alcance a nivel nacional y se espera seguir aumentando esa cifra, al mismo tiempo que comenzar con lo propio del 5G. En febrero del 2021, la compañía Personal, perteneciente a Telecom Argentina, instaló 10 antenas móviles para ocupar este servicio en Buenos Aires y Rosario.

Colombia

Se encuentra en etapa de pruebas técnicas por medio de operadoras móviles locales como Claro, Tigo y Movistar, y mantienen pilotos activos en Barrancabermeja, Bogotá, Cali, Medellín y Tolú, los cuales podrían extenderse durante este año. Según sus autoridades, la banda de 3.5 GHz podría estar en etapa de concreción a comienzos de 2022, lo que proyecta que el servicio de 5G estará disponible a partir de 2023.

Chile

Fue el primer país de la región en poner en marcha una licitación de 5G y con mayor cantidad de espectro (Un total de 150 MHz en torno a los 1.800 MHz) , y según sus autoridades, esta tecnología estará disponible a nivel nacional a partir del 2022 de la mano de tres operadoras móviles que ganaron la licitación; Entel, Movistar y Wom, lo que significó una recaudación estatal de US$ 453 millones, según reportó la Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL).

Entre los desafíos a nivel de infraestructura, tienen la meta de duplicar las 14.000 antenas para redes de telefonía e Internet móvil y cubrir -al menos- el 90% de la población en un plazo máximo de dos años y con equidad territorial.

Perú

Desde marzo del 2021 autorizó a dos operadoras locales; Claro y Entel, a implementar servicios con tecnología 5G con espectro de 3,5 GHz.

En el caso de Claro, se estima que llegará con servicio de conectividad a 100 provincias, mientras que Entel hará lo propio en ciudades más grandes como Arequipa, Ica, Callao, Lambayeque, La Libertad y Lima, según informó El Comercio.

Desde el gobierno, informaron que durante este 2022 se realizará el concurso público para el servicio móvil en bandas de espectro de 3,5 y 26 GHz respectivamente.

Si bien el desarrollo del 5G en Latinoamérica viene apalancado de grandes inversiones locales, tal como consigna un informe de Statista, los países antes mencionados necesitarán un gasto total de US$120.000 millones para implementar esta tecnología a lo largo de sus territorios, considerando una velocidad uniforme de 50 Mbps.

Pero pese al elevado costo, la quinta generación de tecnología móvil podría conllevar múltiples beneficios a diversos sectores económicos de la región, los cuales se verán favorecidos ante una conexión más eficiente y traducida en una mayor productividad. Según el informe antes mencionado, el producto interno bruto de Latinoamérica podría aumentar en casi US$293.000 millones en el lapso de una década con un despliegue óptimo de 5G.