Entrevista a Felipe Valdés, CEO de Tiaxa

Desde marzo que las operaciones de Tiaxa en América y Asia se adaptaron al trabajo remoto que impuso el coronavirus. Felipe Valdés, CEO de Tiaxa, nos hace un repaso sobre las lecciones y desafíos que impuso esta modalidad organizacional. (Ver Palabras de Felipe Valdés para nuestros clientes)

Lección: Más tiempo para equilibrar la vida personal y laboral

“Hay un ahorro significativo de tiempo, ya no hay que ir y volver a la oficina, y además se suspendieron los viajes. Este tiempo ganado puede ser de gran calidad y nos permite acercarnos al tan ansiado work life balance”.

A pesar de que cada persona dentro de Tiaxa ha vivido de forma diferente la modalidad de teletrabajo, para una amplia mayoría ha sido una experiencia positiva, ya que la flexibilidad laboral y la eficiencia que nos entrega la digitalización ha permitido distanciarnos de la co-dependencia con los espacios físicos.

Desafío:  La importancia de cuidar la salud mental en el contexto de la crisis.

“Recién ahora estamos comenzando a ver los efectos del burnout, porque las personas no se están tomando vacaciones y es difícil separar el trabajo de la familia y la casa. Estamos en un escenario en el que no hay certeza cuán severa será la nueva ola del virus. Es importante tomarnos un descanso y ponernos al día en temas personales”.

El teletrabajo ha corroborado el alto compromiso de los miembros de Tiaxa con sus tareas y objetivos, y ha incrementado la eficiencia. Sin embargo, el contexto actual según Valdés, presenta el desafío de estar sometido a una alta carga de estrés relacionado con estar constantemente conectados. Por esta razón, en Tiaxa se sugirió a todos los miembros de la organización tomar una semana de vacaciones en el último mes del año.

Lección: A mayor comunicación, mejor integración.

A pesar de que los Headquarters de Tiaxa en Chile funcionan con 11 horas de diferencia respecto a Filipinas, el trabajo en equipo se ha estrechado producto de la frecuencia de las videollamadas. “Mientras más comunicación, mejor – hemos mejorado notablemente la integración de América y Asia, lo que ha fortalecido los vínculos y eficiencia para enfrentar los desafíos”. 


Desafío: Traspasar la cultura de la empresa a los nuevos empleados

Tiaxa es una de las empresas que cuenta con la suerte de seguir creciendo en la pandemia, incorporando a más de veinte nuevos miembros a sus diferentes equipos. Felipe sostiene que el teletrabajo desafía a todas las organizaciones en su proceso de onboarding a personas que solo han conocido a compañeros de trabajo de forma virtual. Transmitir la cultura organizacional, construir la confianza del trabajo en equipo y generar instancias de diálogo, son algunos de los desafíos más importantes que enfrentan las empresas al contratar nuevos empleados en este contexto.

Lección: Estrechar la confianza con clientes

Tiaxa ha consolidado la relación con sus clientes, demostrando que la virtualización no es una barrera para seguir creciendo en oportunidades. “Ya no es necesario ir a México y a otros países para reunirnos con el cliente, porque cuando se construye una relación desde la confianza, las relaciones siempre prosperan”.

Desafío: Nuevos clientes

Felipe reconoce que el principal desafío del contexto digital es abrir negocios con nuevos clientes. “Un importante desafío ha sido la apertura de nuevos clientes. Los clientes prefieren darle más negocios a sus proveedores actuales. Es difícil empezar desde cero”. A pesar de ello, Tiaxa ha ido mejorando sus estrategias de captación virtual y ha empezado a construir lazos de confianza con nuevos clientes que reconocen su compromiso, conocimiento y calidad de trabajo.

Cambio de Modelo de Trabajo: Hacia un modelo Híbrido

“Queremos cambiar la manera de trabajar hacia un híbrido, para aprovechar lo aprendido y ganado en este período”, señala Valdés. Tiaxa adoptará un modelo de trabajo donde un 60% de la jornada será remota a partir del 2021, o cuando la pandemia lo permita, uno de los cambios definitivos que confirman que el teletrabajo llegó para quedarse en Chile y el mundo. “Queremos volver a la oficina cuando sea seguro hacerlo, pero de manera parcial, y creo que hemos demostrado en este año que estamos en capacidad de afrontar de la mejor manera los desafíos, cumpliendo nuestros compromisos, sin importar en dónde se encuentre nuestro lugar de trabajo”.